2 minutos de lectura

El nuevo paradigma empresarial es la transformación digital. Hoy es imposible vivir sin que aparezcan referencias permanentes a este proceso y probablemente su actual sobreexposición sea como otras modas, pero sin duda la realidad nos exige marcarnos en la agenda iniciar o desarrollar en lo profesional y empresarial nuestra particular transformación.

En el sector de la comunicación y el marketing este proceso es la razón de existir como de tantos otros sectores y estamos siendo lanzados de forma acelerada hacia una nueva forma de entender al cliente, los profesionales que exige el nuevo modelo, el desarrollo de los servicios que prestamos y el modelo de negocio asociado que debe hacernos sostenibles. Qué somos, qué ofrecemos, a quién y cómo.

El consumo de la audiencia de los medios digitales ha puesto patas arriba la metodología tradicional de la comunicación publicitaria, alterando dramáticamente el contexto de trabajo de sus profesionales.

¿Cómo hemos abordado desde una agencia canaria en medio del Atlántico este proceso y por qué estamos orgullosos de poder compartirlo?

– Hemos tenido la suerte de encontrar un talento adaptado a un modelo de trabajo o proyectos abiertos, permanentemente conectados a la identificación de mejoras en el proceso interno. Más de 25 profesionales inquietos y autoexigentes que sienten la transformación organizativa como parte de su proceso de reciclaje profesional.

– Se ha implementado de forma casi natural una cultura tecnológica muy creativa. Gracias al desarrollo de procesos de formación continua y la participación activa en eventos de referencia.

– Nos hemos autoexigido el desarrollo de productos y servicios de forma recurrente orientados a un mercado global que nos permita diferenciarnos y desarrollar ventas cruzadas a clientes actuales y potenciales.

– Hemos creído desde el inicio en la diversificación con el apoyo y liderazgo de profesionales que valoraban la oportunidad de desarrollar compañías complementarias al modelo de negocio de 22gradosº.

Y desde nuestra intensa experiencia en estos cuatro años nos atrevemos a recomendar cómo abordar este proceso en otras compañías que están casi obligadas –como todas– a vivir su propia transformación:

– Apuesta por darle valor a tu marca posicionándola de una forma diferenciada, pero coherente con el qué eres y qué aspiras seguir siendo. Dale sentido con contenidos y experiencias relevantes para el mercado donde quieras sobrevivir.

– Olvidémonos de las áreas e impulsemos internamente equipos de trabajo montados para responder mejor a las necesidades de cada proyecto.

– Piensa en clave “Scrum” y te engancharás a la adrenalina que provoca vivir en un permanente sprint.

– Los mejores no son siempre los mismos. Un equipo con una mentalidad abierta y autoexigente te obligará trabajar con los mejores al menos unas horas de cada proyecto. Una red de colaboradores externos y conjunto de herramientas te da flexibilidad y aporta una permanente tensión competitiva.

22gradosº nace de una crisis y vive gracias a ella. Seguimos avanzando.