2 minutos de lectura

Cualquier final de un evento deportivo crea una gran expectación entre sus seguidores, especialmente si se trata de una competición de renombre como lo es la NBA. Sin embargo, los espectadores españoles siguen prefiriendo el basket nacional, tal y como muestran los datos de medición de audiencias de Kantar Media.

El baloncesto es un deporte que levanta pasiones alrededor del mundo. Desde Estados Unidos hasta China, encontramos equipos profesionales a lo largo y ancho del globo terráqueo. Y estos encuentros son seguidos no solo por una afición entregada a un escudo, sino también por una audiencia que disfruta viendo un buen partido desde casa.

En España tenemos el privilegio de contar con una de las mejores ligas de basket del mundo. De aquí han salido grandes jugadores que han dado el salto a la NBA, como Gasol o Calderón. Este hecho, unido a otras variantes, ha provocado que cada vez sean más quienes se involucran con este deporte, que se convierten en abonados y que siguen con expectación cada disputa. Y aunque todavía nos queda mucho camino por recorrer para llegar al nivel del juego estadounidense, los televidentes no duda a la hora de decantarse por una liga u otra, tal y como muestran los datos obtenidos de Kantar Media.

Para los amantes del basket, la primera quincena de junio ha sido un periodo dorado. Durante dos semanas se han sucedido partidos de alto nivel, tanto de la Liga Endesa como de la NBA. Esta última es la liga por antonomasia, la más seguida en todo el mundo, la que levanta más pasiones… hasta que llega el momento de consumir el producto nacional. Las cifras muestran cómo en nuestro país hay un apoyo mayoritario a los equipos locales. Así, por ejemplo, la final de la ACB fue fue seguida por 185.000 espectadores frente a los 21.000 de la NBA.

Como se observa en el siguiente gráfico elaborado por la agencia de publicidad en Canarias 22gradosº, los españoles están mucho más vinculados con nuestro propio basket que con el extranjero, incluso tratándose de un espectáculo deportivo inigualable como es la liga de Estados Unidos. En números globales y tomando en consideración todos los días que hubo partido, 67.000 personas de media siguieron la disputa de la ACB, frente a las 11.000 de la NBA.

Para ser justos, hay otras razones que explican esta disparidad en las audiencias: día y hora de la emisión, canales por los que se retransmiten los partidos, etc. Pero, a pesar de todo, podemos afirmar que, en esto de crear afición, hemos marcado un triple a un verdadero gigante. Un triple que vale oro y del que hay que sentirse muy orgulloso.