1 minutos de lectura

Tener una buena para una camapaña pasa, en la mayoría de las ocasiones, por haber sopesado todos los pro y los contra. De ahí que la idea pueda ser buena y te lleve a ganarte el mejor de los premios: alcanzar tu target o, incluso,  convertir la campaña en viral o, por el contrario, convertir la campaña en viral pero no por el objetivo deseado.

Le ocurrió, recientemente, a la compañía aérea CanaryFly. Lanzó, a través de las redes (Twitter, concretamente) un vídeo haciendo referencia a las fotos de ‘conocidas’ instagramers que se encuentran de vacaciones en Canarias y que están haciendo uso de la aerolínea para viajar entre islas. Pero, las fotos elegidas no resultaron, para los seguidores, las más, apropiadas: mostraban a mujeres ligeras de ropa, en traje de baño y en posturas que incitaban al erotismo, según los comentarios menos duros.

¿Qué hizo la compañía al respecto? No lo dudó dos veces: retiró, de manera inmediata, la campaña y pidió disculpas, manifestando públicamente que su intención nunca había sido, ni de lejos, ofender a nadie.

Sabia, y rápida, rectificación. Y es que, a veces, los planteamientos originales no tienen que coincidir con el resultado final. Pero, sí es cierto que hay que saber reaccionar a tiempo a una crisis social media. ¡Bien hecho por parte de CanaryFly!